Recordando la Feria Regional del Libro de Alvear(Parte VII): La presencia del poeta y diplomático Rubén Vela en 1990.

Recordando la Feria Regional del Libro de Alvear(Parte VII): La presencia del poeta y diplomático Rubén Vela en 1990.

23.06.2020     23:32| En la edición de la Feria Regional del Libro en 1990,que ya también se había convertido en Feria Internacional del Mercosur se contó con la presencia del destacado poeta santafesino Rubén Vela; diplomático de Carrera que por entonces era Director del Departamento de Arabia Sahariana de la Cancillería Argentina,y a su vez era Presidente nacional de la SADE(Sociedad Argentina de Escritores),con una larga y prestigiosa carrera en las letras nacionales.

 

 Vela participó de la Feria de Alvear,invitado por el Presidente de la CD ferial Ángel Mántaras Márquez,canalizada a través del licenciado en economía Guillermo Mac Louglind Breard,colaborador en Buenos Aires de Mántaras en todo lo atinente a la actividad ferial y Asesor por entonces del Ministerio de Educación y Cultura de la provincia de Corrientes.

 

Poeta e diplomata argentino, nasceu em Santa Fé, em 1928. Obra vasta e reconhecimento de sua obra em muitos países, inclusive no Brasil, onde foi condecorado. Iniciou na poesia com o livro “Introducción a los dias” (Buenos Aires: Botella al mar, 1953.

 

AMÉRICA

“Esto es América”, me decían,
mostrándome las altas cordilleras,
el suicidio del sol sobre los trópicos,
los grandes ríos furiosos.
Sólo vi pies descalzos,
criaturas americanas
sobre el hambre y el frío
como frutos desnudos.
“Esto es América”. Sobre las tierras
indias del centro y del sur
vi desolación. Y, al borde,
las grandes ciudades opulentas, sólo
al borde...

 

ARTE POÉTICA

Aquel que no

mate y resucite

que abandone el

Arte de la Poesía.

Aquel que mata

y resucita

es el Príncipe

del Arte.

 

LA PALABRA EN ARMAS

 

I

La palabra en armas
su porfiada vehemencia
su penetrante ardor
su insolente
su incómoda
sencillez.

La palabra en armas
tiene el sueño liviano
despierta en cualquier momento
se levanta
toma el día en sus manos
hace salir el sol
o provoca el diluvio.

Con elemental rudeza
acontece en sí misma.
Se festeja
creando la fraternidad.

Es un sólo lenguaje.
Es un viejo lenguaje.
Es el común y terrible lenguaje
de los hombres
que han sabido ganar su libertad.

(La libertad hay que ganarla
como la mujer
como los hijos
como la poesía
como la amistad.)

II

La palabra en armas
crece
en la garganta de los hombres.

Aquí allí
revienta
en estallidos
de pueblos
en salud.

Reparte
su sabia medicina
abre sus brazos combatientes
señalando el futuro.

Se entrega
en labios de amor
de fraternidad.

III

 

La palabra en armas
construye de escándalos
su edificio.

 

De escándalos certeros,
necesarios.

 

IV

 

Ver
la palabra
pesarla calibrarla
irritarla violarla.

La palabra desnuda.

V

Palabras
¿quién las dice?

Palabras
¿quién las escucha?

La palabra
corno un hueso anterior a la lengua
corno una sed anterior al agua
como una sal como un sol
anterior a la especie.

 

VI

 

Vastos desiertos
incendiados por la palabra.

Infinitos espacios
descubiertos por la palabra.

 

La brevedad humana
salvada
por la palabra.

VII

Y las contradicciones.

Palabras
para el amor
palabras para nacer
palabras para vivir
palabras para salvar
de morir.

Y también
palabras
para herir
para matar
para confundir.

¿Quién profana la palabra?
¿Quién hiere?
¿Quién mata?
¿Quién confunde?

No el poeta
no el hombre recolector
de los hermosos frutos
no el artesano
de la preciosa herramienta
no el tallador de la sed más antigua
no el solitario
más lleno
más repleto
más habitado
de este mundo.

Ésa no es su voz.
No es la voz del poeta.

VIII

¿Para qué sirve la palabra?

Para revelarle al hombre
su pérdida
dimensión humana.

Para devolverle
su Reino en esta tierra.

O más sencillamente
para hacer mejor al hombre.

¿Mejor para qué?

Para incendiarse
en esta pasión común
y tan distinta
este ejercicio cotidiano
que se alimenta de amor
a cada instante.

¿Y que es ese amor?

Es
estar en la casa del hombre.
Vivir en la casa del hombre.

Ser ese hombre.
Ser todos los hombres.

IX

La palabra en armas
que tiene cabida solamente
en nosotros mismos.

Nosotros,
nuestro propio alimento.

Nosotros, la palabra.

ARTE POÉTICA

Incendiarse

en

la

palabra.

Crecer

en

libertad.

AMÉRICA

Trad. de Lélia Coelho Frota

“Isto é a América”, diziam,
mostrando-me as altas cordilheiras,
o suicídio do sol sobre os trópicos,
os grandes rios furiosos.
Só vi pés descalços,
criaturas americanas
— frutos nus —
sobre a fome e o frio.
“Isto é América”. Sobre as terras
índias do centro e do sul
vi desolação. E à margem,
as grandes cidades opulentas, somente
à margem...


ARTE POÉTICA

Trad. de Lélia Coelho Frota

Aquele que não
mate e ressuscite
que abandone a
Arte da Poesia.

Aquele que mata
e ressuscita
é o Príncipe
da Arte.

ARTE POÉTICA

Incendiar-se
na
palavra.

Crescer
em
liberdade.

A PALAVRA EM ARMAS

Trad. de Bella Jozef

I
A palavra em armas
sua pertinaz veemência
seu penetrante ardor
sua insolente
sua incômoda
simplicidade.
A palavra em armas
tem o sono leve
desperta em qualquer momento
levanta-se
toma a vida em suas mãos
faz sair o som
ou provoca o dilúvio.

Com elementar rudeza
acontece em si mesma.
Alegra-se
criando a fraternidade.

É uma só linguagem.
É uma velha linguagem.
É a comum e terrível linguagem
dos homens
que souberam ganhar sua liberdade.

(A liberdade deve-se ganhá-la
como a mulher
como os filhos
como a poesia
como a amizade)

II

A palavra em armas
cresce
na garganta dos homens.

Aqui ali
rebenta
em estalos
de povos
com saúde.

Reparte
sua sábia medicina
abre seus braços combatentes
assinalando o futuro.

Entrega-se
em lábios de amor
de fraternidade.

III

A palavra em armas
constrói de escândalos
seu edifício.

De escândalos certeiros,
necessários.

IV

Ver
a palavra
pesá-la calibrá-la.
irritá-la violá-la.

A palavra nua.

V

Palavras
quem as diz?
Palavras
quem as escuta?

A palavra
como um osso anterior à língua
como uma sede anterior à água
como um sal como um sol
anterior à espécie.

VI

Vastos desertos
incendiados pela palavra.

Infinitos espaços
descobertos pela palavra.

A brevidade humana
salva
pela palavra.

VII

E as contradições.

Palavras
para o amor
palavras para nascer
palavras para viver
palavras para salvar
de morrer.

E também
palavras
para ferir
para matar
para confundir.

Quem profana a palavra?
Quem fere?
Quem mata?
Quem confunde?

Não o poeta
não o homem coletor
dos formosos frutos
não o artesão
da preciosa ferramenta
não o gravador de sede mais antiga
não o solitário
mais cheio
mais repleto
mais habitado
deste mundo.

Esta não é sua voz.
Não é a voz do poeta.

 

VIII

 

Para que serve a palavra?

Para revelar ao homem
sua perdida
dimensão humana.

Para devolver-lhe
seu Reino nesta terra.

Ou mais simplesmente
para tornar melhor o homem.

Melhor para quê?

Para incendiar-se
nesta paixão comum
e tão diferente

este exercício cotidiano
que se alimenta de amor
a cada instante.

E que é esse amor?

É
estar na casa do homem,
viver na casa do homem.

Ser esse homem.
Ser todos os homens.

IX

A palavra em armas
que tem cabida somente
em nós mesmos.

Nós,
nosso próprio alimento.

Nós, a palavra.

 

Adiós a Rubén Vela, el poeta santafesino que celebró todo el Continente.

(*) Por Daniel Gigena(diario:La Nación)

 

Pocos días antes de cumplir noventa años, Rubén Vela, el poeta santafesino que celebró el continente americano, falleció en Buenos Aires el domingo pasado. Había nacido el 3 de mayo de 1928 en la ciudad de Santa Fe. Identificado con la Generación del 50 y el movimiento Poesía Buenos Aires, que lideró Raúl Gustavo Aguirre, Vela publicó su primer libro, Introducción a los días , en 1953. En entrevistas, reconoció que comenzó a escribir bajo los influjos de los grandes poetas latinoamericanos: Rubén Darío , César Vallejo y Pablo Neruda.

 

"Los argentinos pertenecemos a Europa, a la cultura europea, pero también tenemos raíces muy vivas y muy hondas que nacen en el suelo americano y que se desarrollan en Buenos Aires, a pesar de la influencia francesa, inglesa, italiana o española. Esas raíces americanas son las grandes modificadoras de nuestro pensamiento", declaró en una entrevista con LA NACION . El domingo, mientras se celebraba la última jornada del Festival Internacional de Poesía en la Feria del Libro , se honraba la memoria del poeta en la Sala Alfonsina Storni. Varios escritores de generaciones posteriores a la suya contaron que siempre habían recibido palabras de aliento de Vela, gran lector de sus contemporáneos y admirador de la obra de Alejandra Pizarnik . A esa escritora dedicó un conjunto de poemas. "Tan sola, tan frágil, tan/ dolorosamente abandonada/ entre juegos de infancia/ que repiten y repiten/ una misma canción", escribió en 1970.
 

Licenciado en Antropología, Arqueología y Diplomacia, presentó estudios en varias universidades argentinas y latinoamericanas, y presidió la Sociedad Bolivariana de Antropología y el Centro de Investigaciones de Tiwanaku. Fue socio fundador de la Fundación Argentina para la Poesía y presidente de la Sociedad Argentina de Escritores, delegado argentino de la Unesco y miembro del Pen Club de Brasil.

Desde 1975, integró el Cuerpo Diplomático Argentino y se destacó por construir "puentes culturales" entre los países en los que vivió y la Argentina. En Bolivia, Brasil y Costa Rica (donde fue embajador entre 1982 y 1985), se lo honró como diplomático y como poeta. El gobierno de la República Federativa del Brasil, por ejemplo, le otorgó la "Orden Nacional do Cruceiro do Sul" en el grado de Gran Oficial, y en 1984, fue condecorado por los gobiernos de los países africanos.

 

Su obra, que se encuentra traducida a varios idiomas, mereció galardones como el primer premio de Buenos Aires, el primer premio "José Pedroni", el premio internacional del Pen Club de Brasil, la Faja de Honor de la SADE y, en 2006, el Gran Premio de Honor "Esteban Echeverría" por la totalidad de su obra. Para los que quieran conocer la poesía de Vela, es muy recomendable Rubén Vela. Obra poética 1953-2004 , publicada por el sello Vinciguerra en 2006. Ese volumen incluye trece estudios críticos sobre la labor poética de Vela. Entre los primeros años cincuenta y los años 2000, publicó más de diez libros de poesía y una antología de poetas búlgaros.

 

"Crecen las palabras sin su sentido más preciso. Es/ necesario encontrar la clave del poema. ¿Dónde está/ la belleza?", escribió en "América", uno de sus poemas más célebres. La voz y la pregunta de Rubén Vela siguen vigentes.(*)

 

Foto que ilustra la nota: Dr. Ricardo Leconte,Gobernador de la provincia de Corrientes,Dr Rubén Vela,Presidente de la SADE Central y Nacional,Ángel Mántaras Márquez,Presidente de la Feria del Libro de Alvear,Guillermo Mac Louglin Breard,Asesor del Ministerio de Educación y Cultura y el el senador provincial De la Torre,entre otros.

Buscar en el sitio

El Tiempo Santa Lucía