Juzgan a comandantes por la muerte de cinco gendarmes correntinos

Juzgan a comandantes por la muerte de cinco gendarmes correntinos

03.11.2021               11:00| El 14 de diciembre de 2015 desbarrancó un colectivo en el que viajaban gendarmes, y cayó de un puente, desde una altura de 20 metros.

 

Comenzó en Salta el juicio a comandantes por la muerte de 43 gendarmes, entre ellos cinco correntinos: el sargento primero Adolfo Adrián López, de Capital; el cabo primero Víctor Daniel Ruiz Díaz, de Monte Caseros; el cabo primero Jorge Ramírez Sena, de Mercedes; el cabo primero Ernesto Rodolfo Brugger, de Capital y el gendarme Fernando Javier Ferreyra, de Santa Lucía; y dos chaqueños: Marcos Esteban Suárez, de Campo Largo (se había incorporado a la fuerza ese mismo año) y Rubén Pineda, oriundo de La Leonesa.

 

A casi 6 años de lo que se conoce ahora como la “Tragedia de Balboa”, en el Tribunal Oral Federal N° 2 de Salta, bajo la dirección del juez Domingo Batule, comenzó el juicio oral y público contra cuatro comandantes y un suboficial mayor del Destacamento Móvil 5 de Gendarmería Nacional, con asiento en Santiago del Estero.

 

Los acusados, juzgados por el delito de estrago culposo, son el suboficial mayor Ricardo Ernesto Villasanti, encargado de la División Motorizada; comandante Juan Carlos German, responsable de logística; comandante principal Juan Carlos Bordón, jefe de personal; comandante mayor Elio Rafael Méndez, jefe del destacamento y comandante principal Ramón Antonio Maidana, segundo al mando.

 

De la lectura, quedó en claro que el hecho sucedió en la Ruta 34, a la altura del kilómetro 956, sobre el puente del arroyo Balboa, en la localidad de Rosario de la Frontera, a unos 180 kilómetros al sur de la provincia.

 

El colectivo siniestrado, un Mercedes Benz, era conducido por el sargento primero Orlando Díaz, mientras que el cabo primero Oscar Manrique iba como acompañante. Los dos suboficiales transportaban a 50 gendarmes, todos pertenecientes al Destacamento Móvil 5 de Santiago del Estero.

 

El colectivo era parte de un convoy de tres unidades que se dirigía a la provincia de Jujuy, donde debían cumplir tareas de apoyo por un conflicto de orden social, según lo dispuesto por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

 

Alrededor de las 2 de la madrugada, cuando el micro conducido por el sargento Díaz ingresó al puente, el neumático delantero del lado derecho reventó y provocó que el chofer perdiera el control, luego impactó contra el guarda rail y se precipitó al fondo del río Balboa. Como consecuencia, 43 gendarmes perdieron la vida.

 

Buscar en el sitio