Detuvieron a cadete de Policía alcoholizado tras una persecución

Detuvieron a cadete de Policía alcoholizado tras una persecución

05.08.2021                11:25| Circulaba fuera del horario permitido, en aparente estado de ebriedad y habría agredido a los uniformados que lo apresaron. En medio del incidente, el infractor comenzó a amenazar con reportarlos ante el “Jefe de Policía y el Gobernador”.

 

Un jo­ven ca­de­te, as­pi­ran­te de la Po­li­cía de la pro­vin­cia, fue de­te­ni­do en la ma­dru­ga­da de ayer por las fuer­zas de se­gu­ri­dad, lue­go de ser sor­pren­di­do fue­ra del ho­ra­rio pa­ra cir­cu­lar y cuan­do pre­ten­día bur­lar a las pa­tru­llas, lle­ván­do­las a una per­se­cu­ción que du­ró va­rios mi­nu­tos. El su­je­to cir­cu­la­ba en es­ta­do de ebrie­dad, pa­ra col­mo, y co­men­zó a “cha­pe­ar” que era ami­go del Go­ber­na­dor y del Je­fe de la Po­li­cía pro­vin­cial. Ya se or­de­na­ron san­cio­nes al res­pec­to.

 

El he­cho su­ce­dió al­re­de­dor de las 2:20, cuan­do un mó­vil de la Co­mi­sa­ría 15 re­a­li­za­ba pa­tru­lla­je de ru­ti­na y con­trol, por in­me­dia­cio­nes de ca­lles Acon­ca­gua y los Ata­ca­mas, del ba­rrio San Ro­que Oes­te, cuan­do se to­pan de fren­te y cir­cu­lan­do de con­tra­ma­no con una mo­to­ci­cle­ta, cu­yo con­duc­tor em­pren­de una ve­loz fu­ga so­bre la ve­re­da.

 

El mó­vil con si­re­na, ba­li­zas e im­par­tien­do la voz de “Al­to Po­li­cí­a” in­ten­tó in­fruc­tuo­sa­men­te que el fu­gi­ti­vo se de­ten­ga, si­guién­do­lo de cer­ca por va­rias cua­dras, has­ta que fi­nal­men­te lo­gra­ron dar­le al­can­ce, lo­gran­do re­du­cir al su­je­to quien de in­me­dia­to se iden­ti­fi­có co­mo “As­pi­ran­te a Ca­bo de la Po­li­cía de Co­rrien­tes”, co­mo si eso lo ex­cul­pa­ra de las in­frac­cio­nes que ha­bía co­me­ti­do an­te­rior­men­te.

 

El mu­cha­cho, de ape­lli­do Agui­rre de 21 años de edad, cir­cu­la­ba sin cas­co y en ho­ra­rio res­trin­gi­do, en una mo­to­ci­cle­ta Gue­rre­ro Trip, de 110 cc., de co­lor ne­gro, do­mi­nio 488 EHI, el que los uni­for­ma­dos en­con­tra­ron es­con­di­do den­tro de la bau­le­ra del ve­hí­cu­lo. El jo­ven no con­ta­ba con li­cen­cia de con­du­cir pa­ra mo­to, tam­po­co la cé­du­la del mis­mo, ni con­ta­ba con se­gu­ro obli­ga­to­rio, en­tre tan­tas in­frac­cio­nes co­me­ti­das.

 

A cha­pe­ar

 

Se­gún in­di­ca­ron a épo­ca, fuen­tes li­ga­das al pro­ce­di­mien­to, lo más lla­ma­ti­vo co­men­zó lue­go de que los uni­for­ma­dos ad­vir­tie­ron el alien­to al­co­hó­li­co del jo­ven y el me­nor de 16 años que lo acom­pa­ña­ba. Así, co­mo si na­da, el “as­pi­ran­te” a fu­tu­ro po­li­cí­a, co­men­zó a “a­me­na­zar a sus po­si­bles ca­ma­ra­das” di­cien­do que te­nía in­fluen­cias po­lí­ti­cas, “lle­ga­da con el je­fe de Po­li­cía de la pro­vin­cia, ge­ne­ral Bar­bo­za,” y co­mo es­to fue­ra po­co, era “muy ami­go del pro­pio go­ber­na­dor Val­dés”. In­clu­so lle­gó a men­cio­nar que te­nía re­la­ción di­rec­ta con el Ejér­ci­to Ar­gen­ti­no, ade­más de otro lis­ta­do de in­co­he­ren­cias que se su­ma­ron a su mo­nó­lo­go pa­ra evi­tar ser de­te­ni­do.

 

Co­mo si to­do lo di­cho y lo he­cho fue­ra po­co, su­mó a sus ex­cu­sas por el ho­ra­rio de cir­cu­la­ción y el cú­mu­lo de in­frac­cio­nes, “es­ta­mos de gi­ra y to­man­do al­go de al­co­hol y a us­te­des no les im­por­ta”. Es­ta sin du­das fue la fra­se fi­nal que le va­lió a Agui­rre un via­je sin es­ca­las a un frío ca­la­bo­zo de la co­mi­sa­ría Con­tra­ven­cio­nal, has­ta que ho­ras más tar­de re­cu­pe­ró su li­ber­tad.

 

Fuer­tes san­cio­nes

 

Afue­ra no só­lo lo es­pe­ra­ba la du­ra re­a­li­dad de vol­ver a su ca­sa y ex­pli­car dón­de ha­bía es­ta­do du­ran­te to­da la ma­dru­ga­da; si­no una fuer­te san­ción ad­mi­nis­tra­ti­va de “a­rres­to”, or­de­na­da des­de la Je­fa­tu­ra de la fuer­za.

 

Alle­ga­dos a la Es­cue­la de Su­bo­fi­cia­les y la pro­pia Je­fa­tu­ra de Po­li­cía in­di­ca­ron que tras es­te bo­chor­no­so epi­so­dio, no se des­car­ta “re­vi­sar su con­ti­nui­dad den­tro de la ins­ti­tu­ción”, di­jo ano­che un al­to man­do.

 

Y es que des­de la ca­be­za de la fuer­za y el pro­pio Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad han de­cla­ra­do en más de una opor­tu­ni­dad, que “no se to­le­ra­rán es­tos com­por­ta­mien­to. No só­lo en el per­so­nal ac­ti­vo, si­no tam­bién en aque­llos que aún se es­tán for­man­do y de­ben ser un ejem­plo de con­duc­ta”.

 

Des­de la Po­li­cía in­for­ma­ron tam­bién, que el me­nor que ha­bía si­do de­te­ni­do jun­to a Agui­rre, fue en­tre­ga­do ho­ras más tar­de de su de­mo­ra, a sus pa­dres, quie­nes fue­ron a bus­car­lo a la co­mi­sa­rí­a. Época

Buscar en el sitio