Crimen de Sartori: Imputados confesaron que querían secuestrarlo

Crimen de Sartori: Imputados confesaron que querían secuestrarlo

14.07.2021               11:10| Dos de los condenados aportaron que el objetivo del golpe era un secuestro extorsivo, no un robo. A fin de mes se realizará una rueda de reconocimiento en la causa para identificar al último detenido en Buenos Aires.

 

Con la declaración de dos de los condenados por el salvaje asesinato del empresario yerbatero Hugo Sartori, ocurrido el 6 de diciembre de 2015 en la localidad de Felipe Yofre, se avanza en otra línea investigativa. Es que los condenados confesaron que la banda había planeado secuestrar a Sartori y que no se trataba de un robo. Incluso aportaron el nombre de otros implicados que se encuentran prófugos. Entre ellos nombraron a Cristaldo Báez, quien fue detenido en la ciudad bonaerense de Lomas de Zamora en diciembre del año pasado.

 

Al declarar, el porteño se desligó por completo de la causa y en su testimonio inculpó a su hermano. Cuando se le preguntó acerca de la identidad del sospechoso, dijo que ya había muerto y que no recordaba su nombre.

 

El próximo 27 y 29 de julio se hará una rueda de reconocimiento para que los condenados puedan identificar a Báez y así avanzar en la pesquisa. También se realizarán otras diligencias, entre las que se destaca la pericia al celular del porteño.

 

En tanto, rige un pedido de captura para un ciudadano paraguayo, también acusado de ser parte de la banda que mató a Sartori. Su último domicilio fue en la provincia de Formosa. En el caso de que se encuentre en el vecino país, se solicitará un exhorto a través de la embajada. Cabe recordar que por la causa, Félix Amadeo Rosales fue condenado a prisión perpetua por “homicidio en ocasión de robo, homicidio doblemente calificado por ensañamiento y criminis causa y portación ilegítima de arma de fuego agravada por registrar antecedentes penales por delito doloso contra las personas”.

 

Alfredo José Alegre y Aníbal Ramón Zygalzki también recibieron la máxima pena al ser hallados coautores de los delitos de “homicidio en ocasión de robo y homicidio doblemente calificado por ensañamiento y criminis causa”.

 

En tanto, se condenó a José Andrés Genes a diez años por el delito de “homicidio en ocasión de robo” en carácter de coautor, y a Raúl Alejandro Ibarra a la pena de siete años de prisión al ser considerado partícipe secundario del delito de “homicidio en ocasión de robo”.

 

El asesinato de Héctor Sartori ocurrió el domingo 6 de diciembre de 2015, en la estancia Santa Teresa de la localidad de Felipe Yofre, donde la víctima estaba con un empleado y el hijo de este, de 16 años.

 

Los asaltantes llegaron en un automóvil, y según relataron los dos testigos, los delincuentes los amenazaron con un arma de fuego para luego maniatarlos con alambre. Mientras, otros tres hombres inmovilizaron a Sartori y se lo llevaron a un potrero.

 

Allí los malhechores le exigieron la entrega de unos 10 millones de pesos con los que, sospechaban, el ganadero de 74 años contaba. El hombre se resistió y fue atacado por uno de ellos, pero se defendió con un cuchillo y lo hirió. El ladrón cayó herido y uno de sus secuaces le disparó en la cabeza. Luego torturaron a Sartori para que les entregara el dinero. En ese ataque uno de ellos lo golpeó en la cabeza, se supone con un hierro, y el anciano murió. Tras esto, y al ver frustrado el objetivo, los asesinos se fueron. Los testigos del ataque pudieron liberarse de las ataduras y se dirigieron a una comisaría a denunciar lo ocurrido. Días después se descubrió que el asaltante ejecutado por sus cómplices era Juan Carlos Miérez, un peón rural oriundo de la provincia de Formosa y exempleado de Sartori. Fue identificado después de que su familia denunciara su desaparición.

Buscar en el sitio