Condenaron a enfermero correntino que colocó mal una inyección y provocó la amputación de un brazo

Condenaron a enfermero correntino que colocó mal una inyección y provocó la amputación de un brazo

03.12.2020      10:22| Por una inyección endovenosa a un menor de 14 años que padecía dolor de estómago el menor perdió uno de sus miembros
       

Un enfermero del Hospital Llano fue condenado ayer a un año de prisión en suspenso e inhabilitación especial por dos años por mala praxis en el Tribunal Oral Penal Nº 1 de Corrientes.

 

En septiembre del 2014 le colocó una inyección endovenosa a un menor de 14 años que padecía dolor de estómago y náuseas y de acuerdo a la acusación como consecuencia de la mala o deficiente aplicación, al paciente debieron amputarle el brazo izquierdo.

 

Jorge Antonio Musa Abud fue hallado culpable del delito de lesiones gravísimas culposas. Lo llamativo del caso es que, durante el juicio, el acusado dijo ser auxiliar de enfermería a partir de un curso que realizó. Lo cierto es que en la etapa de instrucción nunca se pudo verificar si el título que tiene es habilitante para ejercer.

 

Durante el debate, por pedido del fiscal Carlos Lértora se solicitó que se emita un oficio al Ministerio de Salud de la provincia para que se ratifique o rectifique si Musa Abud fue designado como enfermero. Finalmente se pudo comprobar que el condenado cumplía la función de camillero cuando aplicó la inyección al paciente.

 

El hecho se produjo el 5 de septiembre del 2014. Alrededor de las 20.30, cuando ingresa al Hospital Llano Facundo Nicolás Alvez,  quien entonces tenía 14 años, quien padecía cefalea epigastralgia y náuseas. Estaba acompañado por su madre y su novia. Luego de esperar unos minutos fue examinado por el médico de guardia, Dr. Alberto Meza, quien indicó aplicar la medicación inyectable endovenosa y diclofenac intramuscular.

 

El paciente se dirigió a la enfermería y aproximadamente a las 21 fue atendido por el auxiliar en enfermería Musa Abud, quien le solicitó al menor que se ubique boca abajo para la colocación de la inyección intramuscular en la zona de la nalga, luego lo hace sentar y le pide que le exhiba el brazo izquierdo. De acuerdo al relato de la víctima, le aplicó la inyección dos veces con diferentes agujas. De manera inmediata el chico comenzó a sentir un fuerte dolor, provocándole entumecimiento en la zona afectada. En pocos minutos perdió la movilidad de los dedos y se le adormeció todo el brazo. Ante las continuas quejas de dolor, el enfermero acudió nuevamente al médico de guardia, quien tras examinarlo decide trasladarlo al Instituto de Cardiología de Corrientes. Le realizaron los estudios correspondientes y se pudo conocer que tenía obstrucción arterial en el brazo izquierdo, por lo que se decide practicarle una intervención quirúrgica de urgencia en la madrugada del 6 de septiembre del 2014. 

 

Luego de varios intentos por mejorar la salud del menor y sin resultados positivos, el 10 de septiembre, el chico es trasladado al Hospital Escuela donde se procede a realizarle la práctica de amputar el antebrazo izquierdo, como consecuencia de la mala o deficiente aplicación de la medicación inyectable endovenosa por parte de Musa Abud.  

Buscar en el sitio